PIB, socialismo del siglo XXI, capitalismo y mercado en Venezuela

PIB, SOCIALISMO DEL SIGLO XXI, CAPITALISMO Y MERCADO EN VENEZUELA

 

Al fin los resultados económicos del primer trimestre de la economía venezolana. Según el Banco Central de Venezuela el crecimiento económico alcanzó el 0,3%. Se valida así en estos primeros meses una situación recesiva más que inflacionaria, en todo caso de estancamiento con inflación.

 

Esta coyuntura de descenso en el crecimiento económico tiene su inicio en el cuarto trimestre del año 2007 que coincide con el comienzo de la actual crisis financiera mundial, cuando “American Home Mortage” quiebra despidiendo a casi todo su personal durante el mes de agosto del 2007[1].

 

Sin embargo, esta coincidencia podría ser espuria, es decir sin una contundente relación causa efecto en la explicación de la situación económica, social y financiera de Venezuela. En el período que abarca los últimos quince años, correspondiente a la consolidación de una cultura socializante del venezolano[2], desde el Gobierno del Presidente Rafael Caldera hasta los Gobiernos del Presidente Hugo Chávez, el momento petrolero internacional no guarda una correlación definitivamente positiva o negativa con la inflación.

 

En ocasiones el precio del petróleo sube y también lo hace la inflación y en otros todo lo contrario, casi siempre la inflación sube, indicador de una clara política económica fundada en el gasto público y no en el fomento de la producción. Nos referimos al petróleo porque sus precios constituyen la vía de transmisión de la coyuntura económica global hacia el país. Lo que ocurre en Venezuela no se le puede atribuir a alguna variable externa, a otro país, a otra causalidad: es responsabilidad de los gobiernos de turno que han manejado al país, tampoco parece ser que un Gobierno deje buena o mala herencia al siguiente, porque cada uno de ellos ha tenido todos los recursos que se pueda imaginar: por una parte,  han controlado la principal fuente productiva y de exportación y por otra, casi todos los hilos del poder.

 

De manera errónea, en nuestro país se ha asumido, de un lado, a la existencia de leyes del mercado como inherente  al capitalismo, y del otro, al establecimiento de un plan y hasta de trueque social como prolegómenos del socialismo, cuando el mercado existe más allá del socialismo y del capitalismo. Se ha querido hacer ver que el “laissez faire, laissez passer  constituye la esencia del capitalismo. Ni capitalismo, ni socialismo existen hoy en su forma pura y desde hace bastante tiempo que el neoliberalismo dejó de ser una referencia en la formulación de política económica en América Latina. En los países exitosos la norma ha sido el diseño de políticas económicas y regulaciones a partir del análisis e interpretación de las respuestas que el mercado puede dar ante cualquier opción. Es la regulación a través de las fuerzas del mercado y no de su control, es el manejo de la inflación con políticas que inducen el crecimiento y la distribución productiva, y no a través del control de los precios y dádivas: el nivel de precios y la escasez no responden a decretos, obedecen a buenas regulaciones a través del mercado, sea un Gobierno de inclinación ideológica socialista o capitalista. Más allá del debate político sobre la democracia, en materia económica los verdaderos arquetipos del socialismo del siglo XXI hay que buscarlos en economías exitosas como la de China, como de la India, como la de Chile, como la de Brasil, como la de los países nórdicos de Europa, no en Irán, ni Corea.

 

¿Qué crece y qué no? Crecen las comunicaciones, los servicios no lucrativos, electricidad, Gobierno General, Transporte y Almacenamiento, Comercio y Servicios de Reparaciones, crecen las actividades relacionadas con el Gobierno y con actividades de un país que no produce, de un país importador: importa, desembarca en puerto, transporta, almacena y distribuye. Decrece lo que agrega valor: la manufactura, los servicios empresariales, la finanza, la minería y el petróleo. De allí que si se quiere administrar la inflación el Gobierno debe dejar de pagar, reducir importaciones, disminuir las asignaciones a través de CADIVI, y esto es lo que ha venido haciendo. Domina la caída de la actividad económica sobre la inflación y el crecimiento.

 

Como se puede agregar valor viviendo unas tres horas en colas, unas dos horas pendientes de las cadenas presidenciales, otras tantas interpretándolas, unas dos adicionales bajo el stress de la inseguridad y unas dos adicionales buscando lo que no se encuentra, haga el ejercicio asigne horas y saque la cuenta. Las comunicaciones crecen, haga otro cálculo: ¿Cuántos mensajes de texto y cadenas de correo propaga? ¿Cuánto desperdicio e intoxicación de información administra?

 

Lo riesgoso para el futuro de un país es que su Gobierno interprete que el control de los medios de producción física asegura la creación de valor, se olvida que hoy la principal fuente del capital son los intangibles, no las herramientas, edificaciones, máquinas, tierra, no definitivamente. Las fuentes del valor hay que buscarlas en el talento humano, el capital de organización, en los valores compartidos, en la responsabilidad social, en el valor añadido social y estas variables no se las puede expropiar y mucho menos confiscar, con esos ingredientes en lo personal, en lo organizacional se puede sobrevivir al contexto y a la coyuntura. La tolerancia, la solidaridad, el cuido del medio ambiente, una mejor vida social se logra no con lucha de clases, se alcanza con empoderamiento de los menos afortunados, con todos, no con un país polarizado en desconfianza mutua entre dos mitades.

 

Los males del desarrollo que hemos copiado tanto del capitalismo, como del socialismo radican en la fatal arrogancia de creer que las variables resultado (precios, salarios, empleo, crecimiento, tasa de interés y tasa de cambio) se las controla y que al mercado se le puede relevar de sus funciones, es como liquidar al cáncer matando al paciente, los fallos del mercado se resuelven con regulación a través del mismo y no con su destrucción.

Enlace para descarga:

Informe 

 

Francisco J Contreras M

http://franciscojcontrerasm.blogspot.com

http://franciscojcontrerasm.wordpress.com

[1] The financial system had been in crisis since August 2007, but the general public hardly noticed it and, with some exceptions, business carried on as usual” Soros, George. The New Paradigm for Financial Markets. The Credit Crisis of 2008 and What It Means. New York : PublicAffairs, ©2008

[2] En casi todos los comicios electorales desde el año 1993 los venezolanos se han inclinado por las opciones claramente socialistas.




Categories: Análisis de Entorno, Prospectiva y Previsión